Los Ayllarewe en resistencia, las cautivas, sus hijos y los malones Mapuche

MAPUCHE WENTECHE ÑI KAUTIFA ÑI YEMEKEGEN TA MALON MEW (SIGLO XIX: Los Ayllarewe en resistencia, las cautivas, sus hijos y los malones. Un fenómeno político, militar y social mapuche en los linajes wenteche.)

735049_441175479271128_340770406_n

Por Ignacio Kallfvkura

En la presente foto se ve a una niña con rasgos mapuche, pero también con rasgos europeos.

La foto es de la época de comienzos de la ocupación del territorio mapuche (1890) y de la fundación de ciudades.

A partir de esta foto llegaremos a una reflexión sobre sucesos históricos: los malones y las cautivas hechas esposas de los longkos en weichan.

Pensamos en una foto de aproximadamente 1890, pero en ese momento había habido ya una presencia de sangre wingka entre mapuche: las cautivas provenientes de Buenos Aires tomadas por la gente de kallfvkura. También las cautivas de Nacimiento, Chillán y Los Ángeles tomadas por parte de la gente de Mariluan y de Magil en la primera mitas del siglo XIX y de Nekulman, Kilapang y otros toki, después, en la segunda mitad de siglo.

Proceso que ocurría desde fines de 1700 y durante todo 1800.

Tránsito de mujeres cautivas desde las pampas argentinas en Puwel mapu hacia Gvlu mapu, Chile y viceversa.

El hecho de cautivar mujeres wingka, capturadas por los weychafe mapuche, era parte de un proceso de ataque y contraataque de ambos lados y eso para el mapuche era considerado como una respuesta a la pérdida demográfica hecha a nuestro pueblo por la guerra constante y por el robo de mujeres y niños que hacían todos los años las tropas chilenas y argentinas.

El cautivamiento de mujeres era, por ambos lados, parte de los vacíos legales de las hostilidades. En ese trance sin embargo había una diferencia evidente de trato para las cautivas. ¿Cuál ? Los wingka tomaban mujeres y niños mapuche para esclavizarlos en las haciendas donde hacían lo mismo con el campesinado criollo chileno.

El mapuche en cambio, tomaba a esas mujeres y las hacía parte de su familia al tomarlas como esposas. No había sometimiento esclavizante, pero sí incorporación forzada a la cultura de manera igualitaria en derechos. Numerosas son las historias de nuestra gente al recordar sus bisabuelas eran cautivas o que de sus tatarabuelos había kvpalme de wingka incorporado a lo mapuche.

La frontera política y territorial era muy clara y se imponía demás el hecho de que se hablaba diferente lengua a uno y otro lado del Biobío.

La dinámica de la Frontera era bélica, pero tenía su negociación política permanente en los Koyaqtun o parlamentos. Diplomacia de las más altas autoridades de cada sector. Ahí se hablaba acerca de las posibilidades de recuperar rehenes. Normalmente las cautivas no querían volver a territorio chileno o argentino porque siendo cautivadas muy niñas, ya se habían adaptado a la cultura mapuche y no sabían hablar bien el español. La mayor parte de su vida la habían vivido como mapuche por lo cual fue exitosa la incorporación de ellas a nuestros linajes familiares.

De ahí la reputación del ayllarewe de Forowe mapu respecto a que los españoles y chilenos decían que “había mapuche de ojos azules y pelo rubio” o de apariencia europea. Ellos no se dieron cuenta de que la presencia de cautivas y niños cautivos fue muy masiva como resultado de la actitud históricamente hostil de los foroweche a los extranjeros que querían someterlos.

En ese proceso de malon y contramalon, de ataque y contraataque entre wingka y mapuche hubo un resultado genético que se dio con el proceso del cautivamiento de mujeres: los Wixan mapu más hostiles al wingka eran los que tenían más cautivas dentro de sus familias.

Paradójicamente, los wixan mapu más hostiles al wingka y con más cautivas e hijos de cautivas fueron los que en esos hijos acrecentaron la resistencia más decidida. Y sigue siendo así donde a pesar de su menor apariencia mapuche, hay gente anciana que es la más diestra en el kimvn ancestral y presenta un pensamiento similar al de sus abuelos del siglo XIX.

Se podría pensar que habría una neutralización de la actitud de rechazo al wingka dada la presencia de elementos genéticos externos, pero fue lo opuesto ya que en los hijos de cautivas se acentuó la actitud hostil en todos los ayllarewe wenteche y de otros Wixan mapu contrarios a la ocupación militar.

El aire nuevo dio líderes que actuaron con una lealtad a sus padres en resistencia y de esto se puede dar un ejemplo: en el fin de la resistencia contra la ocupación chilena en la Araucanía, es decir, en la década de 1880, se eligió a un nieto de cautiva y de longko para ser el último toki mapuche, el que sucedió a Kilapang: Esteban Romero, de Xuf xuf.

Los descendientes de las cautivas fueron los más decididos defensores de su cultura mapuche y aún es así en los territorios que descienden de esta historia político-militar.Se nota en su aspecto que es resultado de los malones donde se traían muchas cautivas que daban una descendencia más brava a los diferentes Wixan Mapu que estaban en defensa de la mapu.

Forowe, Xayxayko y Wilio por un lado; Makewe, Vilkun, Xuf xuf, Temuko, por otro; Xaygen, Perkenko, Malleko; más al norte; el Budi y los territorios de imperial y Toltén, hacia la costa; Villarrica, Pukon, Pagipulli, más al sur; sin mencionar los Wixan Mapu de Puwel mapu.

Son estos y muchos otros territorios más que defendieron su mapu frente a las tropas extranjeras que desde el gobierno de Manuel Montt estaban empeñadas en traspasar la frontera consagrada en los Tratados internacionales de Quilín (1641) con la Corona española, y Tratado de Tapiwe (1825) con la República de Chile. Frontera del Río Biobío.

Los diversos Ayllarewe del Wixan Mapu Wenteche resistieron y rechazaron la presencia extranjera en su mapu y no les permitieron instalarse ni fundar fuertes militares sin oponer primero feroz resistencia.

En la finalización de la ocupación hecha por Cornelio Saavedra se sumaron los Ayllarewe de los Wixan Mapu Naqche y Lafkenche que viendo cómo se les remataban sus tierras no aceptaron la ocupación militar tampoco. Así nuestros tatarabuelos a fines de 1880 siempre supieron bien cuál era el valor de la defensa de su tierra y razonaron como personas lúcidas acerca de el contexto que enfrentaban.

Ellos vieron de manera acertada los resultados de largo plazo que se producirían si no aguzaban su percepción y negociaban o defendían su hogar que durante miles de años en algunos momentos fue objeto de la mirada de pueblos rapaces.

El mapuche va evolucionando en lo externo, pero mantiene su esencia, la que va con los elementos básico de su cultura que es tan lejana a la occidental.

El mapuche sabe de todas estas cosas y lo trae a su mente, los traspasa a sus hijos y nietos (así sabemos de esto) y luego los vuelve a conversar a su gente.

Como para no olvidar…

Se transmite este rakizuam como canto, con los tonos más dulces, los tonos más tristes y las melodías más dignas del pensar mapuche.

Brotamos, una y otra vez en esta mapu nuestra historia y su recuerdo. Al igual que la hierba y las flores del campo.

El viento, nuestra voz, lleva estos pensamientos de un mapuche a otro para que lo ponga en su mente, en su piwke, en su reflexión.

Esta es la historia de nuestros abuelos.

Esta es nuestra historia.

Bella historia.

Marichiwew.

Feley.

- KALLFVKURA -

About these ads
Galería | Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s